DESCUBREFOL

Inicio » El currículum

El currículum

Aspectos a considerar antes de redactar nuestro currículum (Me interesa una oferta, ¿cómo elaboro mi currículum?)

Escribir nuestro currículum es una labor que requiere de análisis y planificación previos, si queremos optar a ser de entre los elegidos por los reclutadores. Antes de nada, hay una serie de afirmaciones que debemos considerar:

  • La elaboración de un currículum forma parte de un proceso. Este proceso de llama selección de personal. En muchas ocasiones consideramos la búsqueda de empleo, la elaboración del currículum y la entrevista de selección como situaciones diferentes, y no es así.
  • El currículum tiene dos objetivos esenciales. El primero, ser elegidos para la entrevista de selección, y el segundo, dar soporte a ésta.
  • Se elaborará un currículum para cada oferta de empleo. Es la única forma de adaptarlo a los requerimientos de cada empresa.
  • El currículum es una herramienta de venta. Debemos “vendernos” de la mejor forma posible al reclutador.
  • El currículum,  junto a la carta de presentación y la entrevista son los elementos que van a ayudar al seleccionador a solucionar su “dilema”. Si lo conseguimos obtendremos como premio nada menos que la contratación.

El “dilema” que tiene el seleccionador, es que ha publicado una oferta de empleo porque necesita cubrir uno o más puestos, y necesita a los candidatos que mejor encajen en ésta. Teme equivocarse, ya que esto le costaría tiempo y dinero.career-1019919_960_720

Explico ahora la secuencia de pasos – de forma orientativa – que debemos seguir antes de redactar nuestro currículum:

  1. Escribe en un documento toda la información que vas a incluir en tu currículum: datos personales y de contacto, formación académica, formación complementaria, experiencia laboral y otro tipo de información que puede ser interesante para el seleccionador (como aficiones y disponibilidad para incorporarte al puesto de trabajo). Escribe también qué sabes hacer. En muchas ocasiones convertimos los currículums en una relación de méritos “poco explicados”. El seleccionador necesita saber qué competencias podemos aportar a la empresa y nos premiará si sabemos hacerlo.
  2. Ante una oferta de empleo, estudia de forma detallada qué pide el reclutador. A continuación investiga en la página web de la empresa cuál es el catálogo de servicios que ofrece, su filosofía empresarial, o incluso información sobre la persona o personas encargadas de llevar a cabo el proceso selectivo. Hoy día es fácil conocerla a través de las redes sociales.
  3. Encaja toda la información de los puntos anteriores. Esta tarea será la más difícil. Una vez que tenemos una idea más aproximada de qué perfil se requiere, cómo es la empresa, e incluso sabemos algo más de las personas que nos seleccionarán, es el momento de iniciar la redacción de nuestro currículum.

Este tercer punto es de gran importancia, ya que nuestro objetivo deberá ir enfocado a dar señales claras al seleccionador de que somos la persona que busca, en definitiva, la que solucionará su “dilema”. Debemos buscar puntos de coincidencia entre nuestro currículum, la oferta de empleo y  la filosofía de la empresa.

En ocasiones, por experiencia, formación u otros méritos, puede que no seamos los “mejores candidatos”. Pero nada garantiza que los demás sean también mejores elaborando su currículum. Si somos capaces de reflejar mejor que ellos nuestros méritos adaptándolos fielmente a la oferta, ganaremos mucho terreno.

Podréis observar que en este post no he escrito nada sobre la carta de presentación. Lo he hecho porque pienso que lo mejor es redactarla apoyándonos en el currículum y en la oferta de empleo. Una vez elaborado éste, será el momento de empezar a escribirla.

En el próximo artículo sobre este tema, abordaré la elaboración del currículum.


La elaboración del currículum (Los “20 segundos decisivos”).

Como continuación al artículo  “Me interesa una oferta, ¿cómo elaboro mi currículum”? detallo cómo enfrentarnos al reto de redactar sobre un “folio en blanco” un resumen lo más atractivo posible de nuestra formación académica y experiencias profesionales.

¿Te preguntas que por qué he titulado así este post? Debes saber que los reclutadores dedicarán una media de entre 10 y 30 segundos a seleccionar o descartar nuestro currículum. No nos equivocaremos al afirmar que nos jugamos mucho en muy poco tiempo.

Antes de comenzar a redactarlo, debemos tener claro lo siguiente:

  • Contenido: todo currículum debe incluir los apartados de datos personales, datos académicos, experiencia profesional y otros datos de interés (cané de conducir, disponibilidad para incorporarnos al puesto de trabajo, aficiones…).
  • Formato: respecto al papel, éste debe ser de calidad y preferiblemente blanco o de un color claro. En lo que se refiere al diseño, sería aconsejable utilizar una fuente fácilmente legible (tómate tu tiempo para elegirla, e incluso después de terminar de redactar, vuelve a probar con las que más te gustan) de tamaño 10 a 12, y texto justificado. Deja suficiente espacio entre renglones, ya que esto facilitará la lectura.
  • Extensión: mínimo una página, máximo, dos páginas.

En lo que se refiere a la forma de plasmar el contenido, debemos considerar lo siguiente:search-97587_960_720.png

  • No es obligatorio poner foto, pero si la pones, piensa si es la idónea para ser la primera imagen que tengan de ti en la empresa.
  • Cuidado con el correo electrónico que utilizas: debe estar en sintonía con la imagen de profesionalidad que queremos transmitir.
  • Utiliza un lenguaje claro, directo y sencillo: ten en cuenta que el seleccionador hará un “primer barrido visual” sobre el currículum, con lo que reflejar el contenido de esta forma será de gran ayuda.
  • Resalta en el texto aquello que quieres que llame la atención del seleccionador: puedes poner las palabras en negrita o utilizar el subrayado para esto, pero sin abusar. Como referencia para seleccionar el texto a resaltar, tenemos el contenido de la oferta de empleo.
  • Céntrate en lo que sabes hacer: muchas veces el currículum refleja solo lo que hemos estudiado, el lugar en el que hemos realizado las prácticas, y otras informaciones “vacías de contenido”, ya que no nos diferencian del resto de candidatos. Lo ideal es explicar qué sabes hacer. Si por ejemplo, realizaste tus prácticas en un centro de Educación Infantil cuando finalizabas tu Grado Superior, algunos ejemplos de actividades que has realizado podrían ser “programar circuitos de lateralidad”, “programar e impartir clases de motricidad fina”, “organizar rincones”, “elaborar materiales de lectoescritura”, etc.
  • Refleja TODA la información que pueda ser útil para nuestra candidatura: por ejemplo, imagina que presentamos nuestro currículum para trabajar de auxiliar de enfermería que desarrolla labores administrativas y de atención al cliente. Si entre nuestras experiencias laborales está el haber trabajado en una empresa de alquiler de coches, el seleccionador sabrá que entre otras competencias, tenemos experiencia en la atención al cliente y en la resolución de problemas.
  • No pierdas nunca de vista las “referencias” para elaborar tu currículum: éstas serán la oferta de empleo y la información que hayas obtenido de internet de la empresa (seleccionador, servicios ofertados, filosofía empresarial…).
  • Una vez que hayas terminado, revisa la redacción y la ortografía cuidadosamente. Antes de mandarlo, debes estar seguro de que no tiene errores. Pide a personas de tu entorno que lo lean y pregúntales su opinión. Finalmente, pregúntate si en 20 segundos de media, el seleccionador puede tener una idea clara de cuáles son tus puntos fuertes en relación con la oferta.
  • Si reflejas tus aficiones, trata de destacar las que practicas en grupo, ya que esto indicará al seleccionador que eres una persona sociable y con competencia para trabajar en equipo.
  • Es aconsejable que tengas presencia en las redes sociales y buscadores de empleo (linkedin, infojobs…). Cuando cuelgues tu currículum incluye en él las palabras clave que más se relacionan con las competencias y descripción del puesto, ya que serán las que los seleccionadores introducirán en los motores de búsqueda.
  • Debes elaborar tantos currículums como candidaturas presentes.

Existen en internet diversidad de páginas con modelos para elaborar currículums, e incluso formatos muy extendidos a nivel europeo como el “Europass”. También existen otras que aconsejan ordenar la formación académica y experiencia laboral de diferentes formas en función de los requerimientos de la oferta.

Te aconsejo que investigues sobre los diferentes modelos y formas de organizar el contenido del currículum, pero ten en cuenta que si al final deseas que éste sea  exclusivo, deberás ser tú mismo quien, con toda la información extraída, elabores tu propio modelo.

Para finalizar, piensa que el proceso de elaboración del currículum requiere “entrenamiento”. Esto significa que conforme vayamos ajustándolo a las ofertas que nos van interesando, iremos mejorando en su redacción. De todas formas, plantéate en cada redacción que NUESTRO OBJETIVO ES PASAR LA “PRUEBA DE LOS 20 SEGUNDOS”.


El videocurrículum.

El videocurrículum es una presentación en vídeo de nuestra candidatura, en la que exponemos nuestra formación, experiencias, competencias y otros datos.

La presencia de internet en todos los ámbitos de nuestra vida y el desarrollo de la web 2.0, han hecho que este formato de currículum se esté extendiendo de forma irrefrenable.

Aunque existen empresas especialistas en elaborar nuestro videocurrículum, nosotros mismos podemos grabarlo, aunque siempre sin olvidar que no lo enviaremos hasta estar seguros de que hemos obtenido el resultado esperado.

Para elaborar el videocurrículum debemos atender a los siguientes aspectos:

  1. Planifica qué decir y cómo lo vas a decir. Debes escoger cuidadosamente el mensaje del vídeo. En ningún caso debe dar sensación de que estás leyendo, por lo que sería deseable tener un guión general los temas que vas a ir desarrollando, o aprenderte de memoria el texto.
  2. Elige el software que vas a utilizar. Es imprescindible obtener un resultado de calidad. En internet podrás encontrar software de grabación y edición de vídeos con el que podrás hacer pruebas hasta obtener el resultado esperado. Lo ideal es que te permita realizar todas las operaciones de edición que has planificado.
  3. Realiza las pruebas necesarias. Me refiero a pruebas de cámara, pruebas de encuadre, de sonido, de imagen… hasta que no consigas la calidad deseada, no pases al siguiente apartado. Si no la consigues, igual es necesario pedir presupuesto a una empresa, comprar otra cámara u optar por otro formato de currículum.
  4. Prepara el “escenario”. Si vas a hacer el vídeo en casa, lo primero que te aconsejaría sería buscar el fondo sobre el que grabarás. Si es sobre la pared, ésta debe ser lisa y de un color suave. No deben aparecer ventanas ni muebles, ni ningún otro elemento que distraiga la atención. El resto de elementos que aparezcan dentro del encuadre deben estar perfectamente ordenados.director-1013873_960_720
  5. Elige el vestuario. En este caso, vestirse para el videocurrículum significa utilizar la  ropa que utilizarías en la entrevista de trabajo. La misma pauta seguiremos para el peinado y el maquillaje. Una buena apariencia es esencial.
  6. Escoge cuidadosamente el momento. Si vas a grabar en casa, elige un momento en el que estés tranquilo/a y con la única compañía de las personas que te van a ayudar. Así evitarás, por ejemplo, ruidos imprevistos o interrupciones que pueden dar al traste con una buena toma. También es preferible grabar por la mañana, ya que la luz natural puede ser de más calidad y además estaremos menos cansados.
  7. Duración. Recuerda que ésta no debe exceder de dos minutos.
  8. Una vez finalizada la grabación, visualízala varias veces buscando errores. Ten en cuenta que ésta es la imagen que vamos a proyectar hacia la empresa y debemos asegurarnos de hacerlo exactamente como queremos.
  9. Elige a tu “primer público”. Muestra el vídeo a tus familiares y amigos. Con todas las opiniones puedes tener una idea más aproximada de la impresión que vas a transmitir.

Elaborar un videocurrículum de calidad, requiere de un aprendizaje y mejora continuas. Es posible que al principio nos resulte difícil por la dificultad para manejar el software o para obtener tomas sin errores, pero si el resultado final es el adecuado, obtendremos las siguientes ventajas:

  1. Podremos diferenciarnos de otros candidatos que no han elaborado un videocurrículum.
  2. Tendremos la posibilidad de demostrar nuestras competencias. Por ejemplo, la creatividad (montando y editando de una forma determinada), el dominio de idiomas, la expresión oral y la corporal, etc.
  3. Si el videocurrículum se ha elaborado siguiendo un proceso previo de planificación similar al del currículum escrito podemos incorporar fragmentos de vídeo, imágenes de empresas en las que hemos trabajado o instituciones en las que hemos estudiado de una forma mucho más explícita.
  4. El simple esfuerzo que implica elaborar un videocurrículum ya es apreciado por los seleccionadores.

Recuerda que si SIGUES ESTOS CONSEJOS, PODRÁS ELABORAR UN VIDEOCURRÍCULUM DE CALIDAD.


¿Cómo reflejar nuestras competencias en el currículum?

Cuando estudiamos en clase los temas relativos a orientación laboral, siempre hacemos mucho hincapié en el término “competencia profesional”. En este artículo voy a explicar qué es una competencia, qué tipos existen y cómo reflejarlas en el currículum.

El concepto de competencia profesional viene reflejado en el artículo 7.4. de  la ley orgánica 5/2002, de 19 de junio, de las cualificaciones y la competencia profesional como “el conjunto de conocimientos y capacidades que permitan el ejercicio de la actividad profesional conforme a las exigencias de la producción y el empleo”.

Dicho de otra forma, las competencias incluyen todas las aptitudes (conocimientos y habilidades innatas y aprendidas), actitudes (predisposición a actuar de una forma determinada ante situaciones concretas) y todas las destrezas que una persona pone en práctica para la obtención de un rendimiento óptimo en un puesto de trabajo.

Algunas de las competencias transversales más demandadas por nuestro actual mercado de trabajo son:

Trabajo en equipo, habilidad comunicativa, análisis y resolución de problemas, tolerancia al estrés, sociabilidad, iniciativa, empatía, liderazgo, creatividad, comunicación persuasiva, comunicación escrita, automotivación, adaptabilidad, desarrollo de subordinados, integridad, compromiso…

Son competencias transversales porque pueden ser útiles para diferentes empleos, y no sólo en lo que a desempeño de tareas se refiere, sino también en el desarrollo y mantenimiento de relaciones positivas con otros compañeros de trabajo. Veamos a continuación cómo reflejar estas competencias en el currículum. Tenemos la siguiente oferta de empleo:

Un/a Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería para trabajar en una clínica odontológica. Sus principales funciones serán:

  • Atención al cliente en clínica.
  • Gestión de agenda y recogida de citas.
  • Atención telefónica.
  • Gestión de quejas y reclamaciones.
  • Preparación de instrumental.
  • Asistencia en consulta al odontólogo/a.
  • Limpieza/desinfección de instrumental.

Ante esta oferta, y antes de redactar el currículum, debemos investigar en internet y averiguar toda la información posible de la clínica. La información que obtenemos es:

  • El centro se abrió hace dos años.
  • Lo componen un equipo de odontólogos y odontólogas jóvenes.
  • Como elementos clave de la filosofía empresarial, están la atención al cliente y la prestación de servicios de calidad, y la buena relación con los proveedores y compañías aseguradoras.

En la página también podemos leer información sobre el compromiso social de la empresa y las intenciones de expansión a corto plazo.

competence-940611_960_720

Partiendo de la lista anterior, las competencias transversales más importantes para este trabajo, podrían ser: Trabajo en equipo, habilidad comunicativa, análisis y resolución de problemas, tolerancia al estrés, sociabilidad, iniciativa, empatía, creatividad, comunicación persuasiva, comunicación escrita, automotivación, adaptabilidad, integridad y compromiso.

¿Cómo reflejar estas competencias en el currículum? Por un lado, podríamos enumerar un conjunto de competencias genéricas. A continuación, podríamos reflejar las competencias necesarias para el trabajo a partir de las funciones más importantes a realizar en éste. Pongo algunos ejemplos:

  • Atender a los clientes del centro: habilidad comunicativa y empatía.
  • Gestionar la agenda y tomar citas: habilidad comunicativa, iniciativa, comunicación escrita, trabajo en equipo y resistencia al estrés.
  • Gestionar quejas y reclamaciones del centro:  resolución de problemas, empatía, comunicación persuasiva y creatividad.

El otro grupo importante de competencias son las específicas de puestos de trabajo. La forma de expresarlas será también citando actividades que hemos realizado en las prácticas o en otros empleos como TCAE.  Ejemplo: “desinfectar y esterilizar utensilios y materiales”.

Además, si tenemos la posibilidad de demostralo, sería aconsejable reflejar todos los méritos obtenidos y relacionados con el desarrollo de estas competencias en nuestro puesto de trabajo. Ejemplo: durante el año en el que trabajé en el departamento de atención al cliente, obtuvimos un índice global de satisfacción del 98%.

Desde la aprobación de la LOE en 2006, los currículos de FP reflejan detalladamente las competencias necesarias para cada ciclo formativo. Partiendo de éstas, y del nuevo modelo de formación profesional DUAL, conseguiremos, si cabe, un mayor ajuste entre las demandas del mercado laboral y los objetivos del currículum.

Espero que la lectura de este artículo os ayude a REFLEJAR DE FORMA APROPIADA VUESTRAS COMPETENCIAS EN EL CURRÍCULUM.

 

Anuncios

Estadísticas del blog

  • 9,003 visitas
A %d blogueros les gusta esto: