DESCUBREFOL

Inicio » FCT

FCT

El perfil profesional en la gestión de la FCT

Ya escribí hace unas semanas sobre la FCT. Las prácticas son una gran oportunidad para los alumnos de ciclos formativos, ya que les posibilita el desarrollo profesional en un entorno laboral real, y les permite establecer un primer contacto con las empresas.

Para los centros de FP siempre es un reto maximizar el aprovechamiento de la FCT para los alumnos. Tratamos de planificar el mejor ajuste alumno/a-puesto, ya que somos conscientes de que de esta manera éstos tienen más posibilidades de contratación.

En esta planificación, es fundamental averiguar el perfil profesional que demanda cada empresa. No me estoy refiriendo solo a saber qué tareas desarrollarán los alumnos cuando vayan al centro y  a los conocimientos que éstos necesitarán para las prácticas. Me refiero también a las competencias transversales necesarias para integrarse con éxito en el equipo de trabajo. Éstas últimas son las más importantes, ya que si no se tienen, las posibilidades de una contratación en el corto o medio plazo, bajan dramáticamente.

Por ello, debemos centrar nuestra atención en la delimitación del perfil profesional demandado por cada empresa,  aunque esto no sea una labor fácil. Para averiguarlo, debemos entrevistarnos con los responsables de cada centro de trabajo y preguntarles qué esperan de los alumnos de prácticas. Para esto, es muy importante elaborar unos cuestionarios que nos permitan obtener de forma sistematizada la información.

Para completar la información obtenida, debemos  pedirles que nos definan a la persona más valiosa en su puesto, tomando como referencia  del departamento en el que nuestros alumnos realizarán la FCT. Además, les diremos que nos expliquen las razones.

Más tarde,  “descifraremos” toda esta información para extraer las competencias que conformarán el perfil (resolución de problemas, trabajo en equipo, comunicación verbal, iniciativa,…).

Las competencias de los perfiles profesionales, deben incluirse en las programaciones de aula. Su inclusión no supondrá grandes modificaciones, pero nos ayudará a adquirir conciencia de cuándo estamos trabajándolas en clase.

career-1342235_960_720

De los resultados de la evaluación, debemos extraer las conclusiones necesarias para realizar la mejor asignación posible. Una vez iniciadas las prácticas, mantener un contacto fluido con los responsables de cada empresa nos permitirá llevar un seguimiento del desempeño (se aconsejan una entrevista inicial, otra aproximadamente en mitad del periodo de prácticas, y otra al final). Estar en contacto, también nos permitirá anotar las modificaciones necesarias en el perfil para tenerlo siempre actualizado.

Al final de curso, la evaluación de nuestro trabajo supondrá el punto de partido para las propuestas de mejora del curso siguiente.

Como reflexión final, debemos saber que trabajar con perfiles profesionales nos proporciona, entre otras, las siguientes ventajas:

  • Desde la programación, ya sabemos las competencias más relevantes para las empresas de prácticas, por lo que podremos trabajarlas con mayor concreción.
  • Podremos explicar a los alumnos con mucho más detalle qué se espera de ellos en los centros de trabajo.
  • Estableceremos unos criterios más claros para realizar la asignación de alumnos a las empresas.
  • Dispondremos de un registro sistematizado y uniforme de resultados.

Por ello, no debemos olvidar que, aunque las competencias específicas de la profesión son necesarias para la  FCT, asignar las empresas a partir de las competencias transversales, será beneficioso para encontrar un mejor encaje “alumno/a-empresa”.


Prácticas de empresa, ¿oportunidad o trámite?

Todos los ciclos formativos incluyen prácticas en empresa (FCT). Está demostrado que a través de éstas se pueden aplicar “in situ” los conocimientos que vamos adquiriendo a lo largo del ciclo, y que suponen el complemento ideal para finalizar nuestros estudios y comenzar a buscar empleo.

Por diferentes motivos, algunos alumnos no terminan de encajar en las empresas a las que acuden, y las prácticas terminan siendo un mero trámite con el que quieren acabar rápidamente para obtener el título y pasar a otra cosa. Es una pena, ya que llegar a esta situación supone una oportunidad laboral perdida (sólo tenemos que pensar en qué otras ocasiones se nos permite trabajar en una empresa para que demostremos nuestras competencias).

Por supuesto que no todos los trabajadores se adaptan a todas las organizaciones, y pretender que los alumnos lo hagan sería imposible, pero tenemos que pensar que cuando buscamos nuestro primer empleo, debemos derrochar flexibilidad y versatilidad sin perder de vista nuestro principal objetivo, que es dejar una buena impresión.

Me permito detallar algunos consejos para integrarnos mejor en la organización y tratar de obtener mayor provecho del periodo de prácticas:

  1. Una vez que te indiquen qué empresa te han asignado, entra en su página web y aprende todo lo que puedas de ella. En nuestros días, no hay excusa para no conocer lo esencial de la organización a la que nos han destinado. Además, demostrar que conocemos la empresa siempre nos beneficiará.
  2. Antes de acudir el primer día, ve a la empresa para asegurarte de que conoces exactamente dónde se encuentra. Esto, junto a la previsión de salir con tiempo suficiente nos evitará llegar tarde.
  3. Cuando llegues, pregunta por la persona de contacto. Ésta te presentará a los empleados con los que trabajarás. Escucha atentamente y aprovecha durante este recorrido para plantear las dudas que te surjan, ya que esto le dejará buena impresión y te facilitará empezar con buen pie.
  4. Considera que vas a integrarte en la dinámica de trabajo de una empresa, por lo que lo mejor es mostrar tu disponibilidad a ayudar en todo lo que se te pida.
    Algunas veces escucho a los alumnos decir que no han hecho nada en las prácticas, que se han pasado el día mirando y que nadie les hacía caso. Es cierto que en ocasiones la empresa no está “preparada” para recboard-953158__180ibir alumnos en prácticas. También lo es que en ocasiones son los propios alumnos los que no se integran en la dinámica diaria del trabajo. Una buena táctica es mostrarse disponible para ayudar en lo que se necesite para, posteriormente, preguntar aquello que nos interesa, o acceder a tareas que impliquen una mayor responsabilidad. Ya desde las prácticas es conviente tener iniciativa.
  5. Fuera prejuicios. Nunca pienses “yo no he estudiado un ciclo formativo para hacer eso”, ya que esta actitud no va a ser de ayuda.  Además, si los demás trabajadores descubren por tu actitud que piensas así, pueden sentirse ofendidos. Desde ese momento, no esperes que te faciliten las cosas.
  6. Ten paciencia. Si las prácticas no han cubierto tus expectativas durante la primera semana, date algo más de tiempo para integrarte en el trabajo de la organización antes de solicitar un cambio de empresa. Ten en cuenta que en el mundo laboral real no tendrás esa posibilidad, al menos, en el corto plazo. La capacidad para integrarse en diferentes equipos de trabajo no la tiene todo el mundo, y es muy valiosa para todo profesional.
  7. Antes de finalizar, deja tu currículum y agradece el tiempo que te han dedicado. Si has causado una buena impresión, contarán contigo para futuras contrataciones, o incluso hablarán de ti a otras empresas que pregunten por trabajadores de tu perfil.
  8. Tras finalizar las prácticas, sigue manteniendo relación con los resposables  y compañeros. Esto reforzará la buena impresión que has dejado y te tendrá siempre en la “primera línea de los aspirantes a ser contratados”.

Si creemos que la empresa es la adecuada para nuestro primer empleo,  si al pensar en nuestro futuro laboral inmediato nos agrada imaginarnos trabajando allí, merece la pena  seguir estos consejos para obtener una buena calificación en las prácticas e incrementar nuestras posibilidades de contratación.

NO DEJES QUE TUS PRÁCTICAS SEAN UN MERO TRÁMITE.

Anuncios

Estadísticas del blog

  • 9,003 visitas
A %d blogueros les gusta esto: