DESCUBREFOL

Inicio » LOS MÁS LEÍDOS

LOS MÁS LEÍDOS

Si estudias FP, ¡haz networking!

Cuando en Formas Formación hablamos en la clase de FOL de la dificultad de encontrar trabajo, casi siempre me comentáis que en las empresas la mayoría de puestos son cubiertos por conocidos o allegados, y que así es muy difícil conseguir oportunidades reales de contratación.

Es cierto que en muchas ocasiones ocurre así, pero podemos hacer algo para pasar a formar parte de ese grupo de “privilegiados” que se enteran de ofertas que no se publican.

Antes de pasar a explicaros que es “networking“, voy a facilitaros una serie de datos que, aunque para la mayoría de demandantes son desalentadores, son evidentes para aquellos que trabajan su red:

  • El 75% de las ofertas de empleo no se publican en páginas de búsqueda de empleo.
  • Más del 95 % de las empresas españolas son microempresas, en las que no suele existir departamento de Recursos Humanos y por lo tanto también carecen de procesos de reclutamiento y selección normalizados. El resultado será que en muchas ocasiones se contraten a familiares o allegados, ya que prevalecen las relaciones basadas en la confianza.

Hacer networking es desarrollar una red de contactos profesionales que pueda proporcionarnos oportunidades laborales en un futuro a medio plazo. Pero, ¿por dónde empezar?, ¿a quién incluir en nuestra red?

network-1020332_960_720.jpg

Construir nuestra red requiere una planificación previa basada en una serie de fases que detallo a continuación:

  1. Establece el objetivo al que quieres llegar: es muy importante que sea un objetivo realista y alcanzable. Lo bueno es que una vez conseguido, podrás retocarlo para seguir desarrollando tu carrera.
  2. Selecciona a las personas que pueden ayudarte a conseguirlo: suponemos que quieres trabajar en el sector de tu ciclo formativo. Si es así, seguro que podrás hacer una lista de personas que en un futuro próximo podrán comunicarte oportunidades de empleo valiosas. Las personas más importantes para ti serán:
    • Tus compañeros de clase: ten en cuenta que antes de lo que esperas serán profesionales de tu mismo sector y podrán incluso comunicarte ofertas de trabajo interesantes.
    • La empresa en la que realices la FCT: es también una empresa del sector en el que trabajarás, y debes hacer lo posible por mantener ese contacto más allá del periodo de prácticas. El objetivo será que piensen en ti como uno de los candidatos con posibilidades en futuros procesos de selección.
    • Conocidos y familiares con contactos interesantes para ti: comunica a tu entorno que estás buscando empleo, e identifica a las personas que quieres incluir en tu red a través de familiares, amigos y conocidos.
    • Las personas que conoces a través de redes profesionales: ejemplos de redes profesionales son LinkedIn o Viadeo. En ellas puedes buscar y contactar con profesionales de tu sector, y recibir ofertas de empleo ajustadas a tu perfil.
  3. Empieza a trabajar con tu red de contactos: algunos consejos útiles para establecer buenas relaciones y proyectar una imagen positiva entre nuestros contactos serán:
    • Establece una rutina: contacta con las personas de tu red cada cierto tiempo (salvo con compañeros, claro, ya que los verás a diario mientras terminas tu ciclo formativo), pregúntales qué tal les va, utiliza los conocimientos que tienes de cada empresa para entablar conversación.
    • Colabora desinteresadamente: si surge la oportunidad, hazlo y será una forma de demostrarles cómo trabajas, así proyectarás una imagen positiva de ti como profesional.
    • Utiliza las herramientas que ofrece internet: a través de la red podemos demostrar nuestras competencias con herramientas como LinkedIn o Xing. También es una buena idea crear un blog.
  4. Evalúa tu red: cada cierto tiempo, analiza en qué puede mejorar tu red y si ésta te está proporcionando contactos valiosos. Es posible que necesites añadir a más contactos, o incluso retocar los criterios para incluir nuevos en tu red.

Sé consciente de que la búsqueda de empleo es un proceso que puede ser largo, y que el objetivo es, más que tener muchos contactos, tener los suficientes y de calidad.

¡Crea tu propia red de contactos para aumentar tus posibilidades de contratación!


 Prácticas en empresa, ¿oportunidad o trámite?

Todos los ciclos formativos incluyen prácticas en empresa (FCT). Está demostrado que a través de éstas se pueden aplicar “in situ” los conocimientos que vamos adquiriendo a lo largo del ciclo, y que suponen el complemento ideal para finalizar nuestros estudios y comenzar a buscar empleo.

Por diferentes motivos, algunos alumnos no terminan de encajar en las empresas a las que acuden, y las prácticas terminan siendo un mero trámite con el que quieren acabar rápidamente para obtener el título y pasar a otra cosa. Es una pena, ya que llegar a esta situación supone una oportunidad laboral perdida (sólo tenemos que pensar en qué otras ocasiones se nos permite trabajar en una empresa para que demostremos nuestras competencias).

Por supuesto que no todos los trabajadores se adaptan a todas las organizaciones, y pretender que los alumnos lo hagan sería imposible, pero tenemos que pensar que cuando buscamos nuestro primer empleo, debemos derrochar flexibilidad y versatilidad sin perder de vista nuestro principal objetivo, que es dejar una buena impresión.

Me permito detallar algunos consejos para integrarnos mejor en la organización y tratar de obtener mayor provecho del periodo de prácticas:

  1. Una vez que te indiquen qué empresa te han asignado, entra en su página web y aprende todo lo que puedas de ella. En nuestros días, no hay excusa para no conocer lo esencial de la organización a la que nos han destinado. Además, demostrar que conocemos la empresa siempre nos beneficiará.
  2. Antes de acudir el primer día, ve a la empresa para asegurarte de que conoces exactamente dónde se encuentra. Esto, junto a la previsión de salir con tiempo suficiente nos evitará llegar tarde.
  3. Cuando llegues, pregunta por la persona de contacto. Ésta te presentará a los empleados con los que trabajarás. Escucha atentamente y aprovecha durante este recorrido para plantear las dudas que te surjan, ya que esto le dejará buena impresión y te facilitará empezar con buen pie.
  4. Considera que vas a integrarte en la dinámica de trabajo de una empresa, por lo que lo mejor es mostrar tu disponibilidad a ayudar en todo lo que se te pida.
    Algunas veces escucho a los alumnos decir que no han hecho nada en las prácticas, que se han pasado el día mirando y que nadie les hacía caso. Es cierto que en ocasiones la empresa no está “preparada” para recboard-953158__180ibir alumnos en prácticas. También lo es que en ocasiones son los propios alumnos los que no se integran en la dinámica diaria del trabajo. Una buena táctica es mostrarse disponible para ayudar en lo que se necesite para, posteriormente, preguntar aquello que nos interesa, o acceder a tareas que impliquen una mayor responsabilidad. Ya desde las prácticas es conviente tener iniciativa.
  5. Fuera prejuicios. Nunca pienses “yo no he estudiado un ciclo formativo para hacer eso”, ya que esta actitud no va a ser de ayuda.  Además, si los demás trabajadores descubren por tu actitud que piensas así, pueden sentirse ofendidos. Desde ese momento, no esperes que te faciliten las cosas.
  6. Ten paciencia. Si las prácticas no han cubierto tus expectativas durante la primera semana, date algo más de tiempo para integrarte en el trabajo de la organización antes de solicitar un cambio de empresa. Ten en cuenta que en el mundo laboral real no tendrás esa posibilidad, al menos, en el corto plazo. La capacidad para integrarse en diferentes equipos de trabajo no la tiene todo el mundo, y es muy valiosa para todo profesional.
  7. Antes de finalizar, deja tu currículum y agradece el tiempo que te han dedicado. Si has causado una buena impresión, contarán contigo para futuras contrataciones, o incluso hablarán de ti a otras empresas que pregunten por trabajadores de tu perfil.
  8. Tras finalizar las prácticas, sigue manteniendo relación con los resposables  y compañeros. Esto reforzará la buena impresión que has dejado y te tendrá siempre en la “primera línea de los aspirantes a ser contratados”.

Si creemos que la empresa es la adecuada para nuestro primer empleo,  si al pensar en nuestro futuro laboral inmediato nos agrada imaginarnos trabajando allí, merece la pena  seguir estos consejos para obtener una buena calificación en las prácticas e incrementar nuestras posibilidades de contratación.

NO DEJES QUE TUS PRÁCTICAS SEAN UN MERO TRÁMITE.


 ¿Es mi ciclo formativo “la meta” o el “punto de partida”?

Cuando estudiamos un ciclo formativo, estamos haciendo casi todo lo necesario para acceder al mundo laboral, pero al terminar nuestros estudios, llegamos a la conclusión de que tenemos que seguir formándonos para encajar nuestra candidatura con las demandas del mercado.

Por ello, podemos afirmar que la obtención del título nos sitúa en “el punto de partida”, exactamente el mismo en el que se encuentran el resto de titulados. Entonces, ¿Por qué van a elegir las empresas nuestra candidatura en primer lugar? ¿Cómo podemos diferenciarnos? ¿Podemos ganar tiempo para tratar de hacer nuestra búsqueda exitosa?

Aunque hacer lo que voy a decir a continuación puede resultar más difícil, merece la pena intentarlo si tenemos claro hacia dónde queremos enfocar nuestra carrera profesional. Conseguir la especialización partiendo de nuestro ciclo formativo siempre va a suponer un camino más corto hacia la contratación.

Por poner un ejemplo, si estamos estudiando un Grado Medio en Cuidados Auxilares de Enfermería, cuando terminemos nos encontraremos en el “punto de partida” citado con anterioridad. Esto ocurre sobre todo en titulaciones en las que se exige como requisito mínimo para la contratación la posesión del ciclo formativo. Entonces, ¿Cómo podemos hacer que nuestro currículum esté entre los elegidos para una posterior entrevista?

office-889884_960_720.jpg

Imaginemos que un sector que nos atrae para ejercer nuestra profesión es la geriatría, uno de los sectores de la sanidad que más capital humano demandará en los próximos años.  Para mejorar nuestras posibilidades de contratación, podemos seguir estos consejos:

  1. Saca un listado de los centros de geriatría que hay en las ciudades en las que te gustaría trabajar.
  2. Estudia los servicios que ofrecen, así podrás saber en qué basan su oferta. Si crees que te falta información, no dudes en llamar a la empresa y verás cómo te facilitarán los datos que necesites. Presta también atención a las futuras ampliaciones de servicios en los centros ya abiertos, y a las próximas aperturas de hospitales y clínicas.
  3. Busca las últimas ofertas de empleo (por ejemplo, en los dos últimos años) que se han publicado en las provincias que te interesan y fíjate en qué perfiles profesionales demandan.
  4. Clasifica, a partir de la información extraída de lo expuesto en los dos puntos anteriores, las competencias y las áreas formativas en las que necesitas mejorar. Divídelas en grandes grupos para simplificar el trabajo.
  5. Elabora un plan: éste incluirá un listado de cursos que pueden completar tu formación y te llevarán a la especialización. Si alguno de ellos incluye prácticas, trata por todos los medios de realizarlas y dejar una buena impresión (lee el artículo “Prácticas en empresa, ¿oportunidad o trámite?”, que incluye consejos para aprovechar mejor las prácticas), ya que puede ser el primer paso para obtener posteriormente un empleo.
  6. No te agobies. Si has elaborado un plan equilibrado que te permita compaginar el ciclo formativo con los cursos de formación, verás que el esfuerzo ha merecido la pena.

Cito algunas áreas que podrían ser interesantes para formarse en el ejemplo anterior:

  • Cuidados integrales a pacientes geriátricos.
  • Demencia y Alzheimer.
  • Atención geriátrica a enfermos mentales.
  • Ansiedad y depresión en pacientes geriátricos.
  • Cuidados paliativos en geriatría.

En el caso de estudiantes del Ciclo Formativo en Educación Infantil, algunas áreas específicas para formarse podrían ser:

  • Nutrición infantil.
  • Psicomotricidad infantil.
  • Rincones de juegos.
  • Monitor/a de Aula Matinal.
  • Desarrollo cognitivo, sensorial y motor.
  • Talleres de juegos.

Creo que es importante decir que junto a esta formación específica, existe formación de tipo transversal que siempre aumentará nuestra empleabilidad, como los idiomas, la lengua de signos, la atención al cliente, la ofimática y la formación en habilidades sociales.

Si nuestro objetivo es trabajar para la Administración, antes de elaborar nuestro plan, sería aconsejable informarnos sobre los requisitos de formación y los méritos necesarios para entrar en bolsas de empleo. Esto nos permitiría adaptarlo.

Existe una amplia oferta de formación, tómate el tiempo necesario para seleccionar los cursos que necesitas y pregunta bien todo lo que te interesa (contenidos, horarios, precios,…).

En definitiva, podemos afirmar que el CICLO FORMATIVO NOS PONE EN EL “PUNTO DE PARTIDA”, PERO LA ESPECIALIZACIÓN NOS DIRIGE HACIA LA “META”.


Anuncios

Estadísticas del blog

  • 7,535 visitas
A %d blogueros les gusta esto: